jueves, 13 de enero de 2011

Grabados a dos tintas

¡Otra entrada técnica! ¡Agárrense que vienen curvas!

Todo esto hizo falta para imprimir las postales de Merche.

El otro día, redactando mi anterior entrada, se me ocurrió que podía explicaros cómo imprimí las postales de Merche. Bueno, cómo imprimí la postal que va a dos tintas, que lo de las dos tintas tiene más interés.
Hasta que tuve que imprimir la postal de Merche yo no había tenido que enfrentarme a un trabajo a dos tintas que necesitara un registro tan exacto. Es decir, que requiriera que el segundo color se imprimiera exactamente donde le corresponde y no un milímetro más allá de su sitio con respecto al primer color.

Pero empecemos por el principio.

Con las máquinas de impresión tipográfica se imprime con tipos móviles (a mí me gusta lo de móviles aunque se ve que debe decirse tipos movibles) que se unen para formar palabras pero... ¿y las imágenes? Pues las imágenes se han hecho con infinidad de materiales a lo largo de la historia: grabados de madera (xilografías), grabados sobre cobre o bronce (calcografías), grabados sobre piedra (litografías) y grabados sobre linóleo ("linografías"). Todas estas técnicas han sido tradicionalmente manuales y requerían de una gubia o de un buril para transferir al material respectivo la ilustración que previamente habíamos realizado sobre un papel.
Con el tiempo, las fundiciones, además de producir letras, también produjeron imágenes. Primero fueron de bronce (yo os he mostrado algunas de mi colección) y luego con la misma aleación que los tipos. Eran pequeñas ilustraciones que podían servir de recurso para ilustrar muy variados textos. También produjeron orlas y otros adornos.
Más tarde llegaron el grabado y el fotograbado. Luego llegó la plancha de polímeros, que se utiliza muchísimo hoy en día en Estados Unidos.
No me voy a enrollar más porque no soy una experta en la historia de la imprenta. Iré al grano: lo que yo utilicé fueron unos grabados de magnesio. Le pedí a Merche que por favor me enviara sus ilustraciones trazadas, en un JPG o en un TIFF (ella me mandó las dos opciones, claro, ella es así). La ilustración debía tener tintas planas, no medias tintas ni degradados. Y necesitábamos un documento por color, o sea por grabado.
Como si de offset se tratara, hicimos un fotolito de cada plancha.


Y del fotolito por sensibilidad a la luz se transferirá la ilustración al magnesio (también se utiliza el zinc para hacer estas planchas, que creo que es un poco más duro y mejor).
Las planchas pueden tener un grosor variable pero normalmente se utilizan las de 1,75 mm de grosor para imprimir con tipografía.

Plancha de zinc sin montar
¿Por qué 1,75 mm? Porque las planchas se adherirán, con cinta adhesiva de doble cara normalmente, a unas piezas llamadas pisos de tal forma que la altura del piso más la altura de la plancha sumarán la altura de los tipos. 

Esta es la plancha montada sobre el piso
Las planchas más gruesas, de hasta 10 mm, se utilizan generalmente para termoimpresión y a veces para gofrados y hendidos.
Y estas son las dos planchas que me hicieron falta para imprimir la postal a dos tintas.


Imprimí primero la tinta gris. Hice un molde con la ilustración de las ramas y con las líneas de la postal.
Tiré mis 100 ejemplares y alguno más para poder hacer pruebas de registro luego con la segunda tinta.
Cuando hube terminado limpié la máquina de la tinta gris y puse tinta verde (o azul, según los ojos que lo vean). Entonces quité el grabado de las hojas y las líneas de la máquina y coloqué el grabado de los puntos.
Pero ¡oh!, a diferencia del offset, aquí no hay marcas de registro.
El grabado de los puntos no era del mismo tamaño que el de las ramas (gran obstáculo) y aunque yo intenté ponerles un piso del mismo tamaño y alinearlos abajo y a la izquierda cuando los pegué al piso... el truco no funcionó.
Tuve que hacer pruebas y más pruebas, que si mueve aquí una línea y media, que si mueve aquí seis puntos...


Y esto fue lo que pasó. Puntos verdes por todos lados. Hasta que por fin conseguí que cada puntito se imprimiera sobre la hojita correspondiente.

¡Aaaay! qué placer la satisfacción del trabajo bien hecho.
Luego me hice un té y sin que sirviera de precedente subí las piernas sobre la mesa y me dispuse a admirar el resultado.

¿Mucho rollo hoy, no?

Espero que se entienda algo; si no, estoy dispuesta a hacer actualizaciones sobre esta entrada :-) Se atienden dudas en los comentarios ;-)


I realize I am being lazy about translating the contents of the blog. I am sorry. This post is sooo long I get lazier but I will try now to give you some clues about what is going on here today.
I made my first try on a double run print for some postcards I printed back in October. This is the whole process, explained quite thoroughly through the photographs too.
As you can see on the last photo, I had to make a lot of tests before I managed to get the green dots in its place, at the end of every grey leave.
Be patient with me and my English. It makes me happy to know that a few overseas visitors have a glimpse at my little corner of the world.





10 comentarios:

  1. Vaya trabajazo, el resultado ha sido inmejorable y la lección un éxito!!! enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  2. Que interesante, el resultado inmejorable, se ha entendido a la perfección.

    ResponderEliminar
  3. que feliz me haces hoy, al momento que leo, palabras tan conocidas y amadas y lamentablemente dejadas de usar y practicar, tintas, grabado, matrices, planchas...
    el resultado es precioso, preciso y limpo!
    enhorabuena guapa.

    ResponderEliminar
  4. Qué trabaazo!, pero el resultado merece la pena...maravilloso!

    Nos encanta leer todo el proceso, y como lo cuentas.
    Una parte de la Sra. va a clase de serigrafía, y la verdad, es que es todo un mundo por descubrir.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta que sigas acercándonos un poquito de este mundo tuyo tan interesante.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  6. wow Lola! me ha encantado esta entrada!
    Esta semana tengo que arreglar algunas cosas para llamarte y hacerte un encargo de papelería para grossomodo...

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bien que no os parezcan un rollo estas entradas tan técnicas!
    Últimamente no he impreso muchas cosas, ando liada preparando un libro para mi otro trabajo (aaay, esto del pluriempleo), pero espero poner en marcha la máquina pronto; tengo un montón de apuntes en mi cuaderno de oficio.
    Merche, sí, hablemos, yo también te quiero consultar alguna cosilla.

    ResponderEliminar
  8. Impresionante TODO! acabamos de descubriros y estamos con los ojos bien abiertos para que no se nos escape nada!

    seguidoras desde ya!

    ResponderEliminar
  9. me ha encantado este post. Es como recibir una clase magistral... si alguna vez das cursos yo me pido plaza ;) Lo que haces y como lo haces es simplemente necesario. El trabajo artesano a la par que profesional tiene un toque que resulta inolvidable.

    Aplausos para la artista!

    ResponderEliminar
  10. Precioso! Cuanta sabiduría y dedicación :)

    ResponderEliminar