miércoles, 27 de noviembre de 2019

Tenemos un problema de base, de línea base

El otro día imprimí un pequeño cartel con letras de madera. Junto con las letras necesité un acento y una coma. Debéis saber que cuando los tipos móviles son de cuerpos grandes normalmente no tienen mayúsculas con acento, sino que los acentos (también pasa con la virgulilla de la eñe) son pequeñas piezas sueltas que tenemos que componer separadamente en el lugar que nuestro buen criterio nos dé a entender.
Ya os lo enseñé una vez aquí con unos tipos de plomo. Esta vez me tocaban letras de madera. Y la cosa se solucionó rápidamente porque el acento medía exactamente 18 puntos. Ved:



Otro problema era esa coma


Aquí abajo podéis ver la primer prueba que hice (a la izquierda, con papel de calco, por eso se ve tan clarito). ¡Esa coma lleva la ese en el ombligo! A la derecha veis la impresión definitiva, que tampoco es que la coma esté en el mejor sitio, pero para el propósito, a mí me valía.


 Y así es como lo hice. Entre el texto con la coma y la línea inferior había 24pt de interlínea. Inicialmente tenía una imposición de 24pt, pero la cambié por tres regletas de doce puntos: una de 40 cíceros que ocupaba todo el ancho de la composición, y dos que juntas sumaban 39 cíceros, porque el cuadragésimo cícero lo iba a rellenar el tipo de la coma.


Y todo esto para imprimir un envío especial para amigos. Porque este domingo celebro la tradicional Jornada de puertas abiertas. Y junto con la carta manuscrita iba el mensaje impreso con tipos de madera.



No hay comentarios:

Publicar un comentario