lunes, 10 de diciembre de 2012

Sonría, por favor

Este fin de semana largo lo pasé en Madrid. Cogí mi cochecito (viejo y pequeño) lo cargué de papel y tinta, también metí mi delantal de trabajo y aparecí en la calle de las Aguas, hogar de la Familia Plómez.


Llevaba tiempo queriendo imprimir pósters y aquí están. Tipos de letra gigantes, una impresora Korrex y una familia de lo más generosa lo han hecho posible.


(Que a mí este póster ya no me hace falta,
porque yo ahora sonrío sin que me lo pidan educadamente).



P.D.: Los podéis comprar en la tiendita, a ver si así ahorro para comprarme una Korrex ;-)

8 comentarios:

  1. Lola has ido por trabajo y te envidio por estar en ese taller con tanta historia , me gusta hasta el nombre de la calle,y el cartel es genial.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan mucho. Y te lo habrás pasado genial.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ME encantan los posters...eso de jugar a lo grande, ha tenido que ser muy divertido....
    Pena que tengo pocas paredes...ya no me entran más...o sí...voy a mirar... ;)

    ResponderEliminar
  4. Se te ve tan feliz junto a esa máquina tan graaande!!!!
    Un besazo
    LOLA

    ResponderEliminar
  5. Han quedado divinos, querida!
    Has aprovechado magnificamente los festivos.

    ResponderEliminar
  6. Alucinante, recuerdo haber visto una parecida en Conde Duque, hace ya mucho. Lo que sí, es un lío estar calzando las letras para que impriman con más claridad, aunque así como han quedado les añade esa impresión retro que tanto echamos de menos en estos días.
    Un saludo desde México..
    Jorge

    ResponderEliminar
  7. No estoy de acuerdo con los alagos que le hacen, no es un trabajo bien hecho, precisamente en la tipografía la técnica del arreglo siempre fué muy importante, la calidad de impresión y su limpieza expresaban la maestría del impresor. También le digo que quizá a la prensa con la que ha hecho esas pruebas no se le pueda pedir mucho más.
    Saludos. Un impresor

    ResponderEliminar
  8. Lola,

    !Muy bonitos los posters!

    El taller de los Plómez no lo he pisado aún (tengo que pasarme un día de estos!!!), seguro que se pasa bien imprimiendo allí.

    Te voy a mandar un mensaje sobre 'Cómo conseguir una Korrex y no morir en el intento'. Ayyyy las Korrex: son máquinas veneradas, sus posibilidades son ilimitadas, aunque no son como las FAG de cama regulable... son otro tipo de máquinas, con más encanto. Permiten más de lo que le pueda parecer.

    Un abrazo Lola y si te vuelves a pasar por Madrid tenemos que vernos!

    ResponderEliminar